Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Portal Carta de España. Paco Lores: un gallego para no olvidar

Carta de España Online Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Panorama

Paco Lores: un gallego para no olvidar

Ha fallecido en Buenos Aires Francisco "Paco" Lores Mascato, histórico presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina, y director del MEGA (Museo de la Emigración Gallega en Argentina

Paco Lores

Francisco Lores Mascato, un líder gallego de los españoles en Argentina

Conocí a Paco por casualidad, en una edición de la "noche de los Museos" en Buenos Aires. El Museo de la Emigración Gallega participaba del evento, y el conjunto de gaitas había salido a la calle a deleitar a muchos gallegos y descendientes de los mismos que se apretujaban en la puerta de la Federación gallega en el barrio de San Telmo, uno de los más antiguos de la ciudad.

Pepe, el profesor de gaita, junto a su mujer, encabezaba el grupo, y escucharlos fue muy conmovedor para mí, ya que me trajo recuerdos de mis abuelos gallegos. Me acerqué a hablar con ellos y le pregunté de qué lugar de Galicia eran, y luego les conté que mi abuela Mercedes había nacido en O Grove, en Porto de Meloxo. Y fue entonces cuando entre tanta gente apareció la figura de Paco Lores, que siempre atento a lo que sucedía a su alrededor, preguntó con voz fuerte: "¿quién ha dicho O Grove?, ¿Quién ha dicho Meloxo?".

Sorprendida por su insistencia levanté una mano y dije: "Yo!. Yo he dicho O Grove !. El presidente de la Federación emocionado me dio la mano y me invitó a visitar la Federación y el Museo de la Emigración Gallega. El también había nacido en el mismo lugar que mi abuela y demostraba un enorme orgullo por eso, que me transmitió inmediatamente.

Lores nació un 5 de mayo de 1934 en el ayuntamiento de O Grove, provincia de Pontevedra, y vivió allí hasta 1952, año en el que emigró desde el Puerto de Vigo un 25 de julio, a bordo del buque "Entre Ríos", llegando a Buenos Aires el 1 de agosto de 1952, fecha en la que se velaba a Eva Perón.

Aquí, en la ciudad porteña, tanguera y de puertas abiertas, supo rodearse de figuras emblemáticas de la emigración como Luis Seoane, Lorenzo Varela y Arturo Cuadrado. Con el paso de los años jamás dejó de recordarlos y homenajearlos.

Nadie puede dudar que Francisco Lores es un referente importante de la colectividad gallega en Argentina. Al frente de la Federación de Asociaciones Gallegas supo impulsar proyectos que se fueron concretando, como el Museo de la Emigración Gallega y la Biblioteca Pública Gallega de Buenos Aires.

Galleguista y defensor de valores republicanos supo defender los derechos de la ciudadanía española en el exterior, apoyando la lucha de los nietos de inmigrantes para adquirir la nacionalidad española. También salió a las calles y organizó marchas para pedir la eliminación del voto rogado, y se animó a acercarse a Felipe González cuando visitó Argentina en 1995 como presidente del gobierno español, para pedirle la instauración de pensiones no contributivas. O al rey Juan Carlos para solicitarle que regulara las acciones de empresas españolas en Argentina que subían tarifas de servicios públicas de manera abusiva. Tampoco fue indiferente cuando tuvo que reclamar por los desaparecidos gallegos durante la dictadura argentina.

Su idea de crear el MEGA (Museo de la Emigración Gallega en Argentina) fue de enorme importancia para la conservación del patrimonio gallego, al igual que la Biblioteca Gallega de Buenos Aires "Antonio Pérez Prado", donde se nutrieron investigadores de diferentes nacionalidades.
Francisco Lores, fiel a sus convicciones, jamás dejó de pensar en su tierra, pero también logró tener un compromiso político y social con la tierra donde emigró y no ser indiferente a lo que pasaba en ella.

Se lo va a extrañar muchísimo. Nos dejó su ejemplo de sentir infinito orgullo por nuestra tierra gallega. Nunca olvidaremos eso. No olvidaremos al "comandante" de la colectividad gallega en Argentina, como lo bauticé alguna vez.

Texto y fotos: Silvina Di Caudo 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter