Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Portal Carta de España. El máximo honor de la emigración

Carta de España Online Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Panorama

El máximo honor de la emigración

La Medalla de Honor de la Emigración cumple este año su primer medio siglo desde su creación en 1969.

Medallas de la Emigracion

El fin último de las Medallas de Honor de la Emigración es “recompensar a las personas físicas y jurídicas españolas y extranjeras que hayan prestado servicios eminentes al emigrante español o a España”.

Se establecieron por una orden ministerial de 29 de septiembre de 1969 y su reglamento de concesión se establece por otra orden de 27 de abril de 1970, posteriormente modificada en 1997

En la exposición de motivos de la citada orden se reflejaba que: “La emigración española es encauzada y tutelada por el Ministerio de Trabajo a través del Instituto Español de Emigración, siendo posible esta difícil tarea gracias a los valores humanos de nuestros emigrantes y a la colaboración de otros departamentos ministeriales, organismos, entidades y particulares”.

Por ello, y con el fin de “estimular y premiar los méritos contraídos por todos ellos, en razón de las aludidas colaboraciones” se creó la Medalla de Honor de la Emigración, como título honorífico que simboliza “la gratitud del Estado español, a través del departamento de Trabajo y del Instituto Español de Emigración, a quienes por el motivo expuesto sean acreedores a tal distinción”.

De acuerdo con lo regulado en esa norma y su actualización de 1997 “la concesión se verificará por el ministro de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en la actualidad y se faculta a la Dirección General de Migraciones para poder hacer propuestas de concesión” a favor de los “españoles emigrantes que, por sus calidades humanas y patrióticas, sean considerados como prolongación de la patria, o a aquellas personas que se hayan destacado por su colaboración en el campo de la emigración o que hayan prestado servicios relevantes a los intereses de los emigrantes”.

Contempla también la posibilidad de concesión de esta distinción “a los extranjeros en quienes concurran méritos por la prestación de singulares servicios a la emigración española o a sus instituciones”.

En la actualidad hay dos tipos de medallas: individuales y colectivas y tres categorías: oro, plata y bronce. Desde 1970 se han concedido más de mil medallas de las cuales 920 han sido individuales y 176 colectivas y en cuanto a categorías 250 han sido de oro, 412 de plata y 434 de bronce. Entre las colectivas abundan las otorgadas a asociaciones, clubs y entidades de emigrantes de todo el mundo, así como al Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior en su totalidad, así como a muchos de sus consejeros pasados y presentes.

Las características de la medalla son: “anverso con grabado en relieve consistente en dos manos; en la parte superior entre aquellas, una paloma y entre la paloma y la mano derecha, la inscripción “Honor de la Emigración. El reverso figura la inscripción “Olor a Tierra ausente, a perfume de luz” (Unamuno)

El procedimiento de concesión consta de una previa instrucción de expediente, en el que se justifican los méritos de la persona física o jurídica propuesta para dicho galardón. La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, por su iniciativa o a propuesta del director general de Migraciones, podrá ordenar la incoación del expediente a favor de la persona física o jurídica, de oficio o a instancia de la parte interesada.

La tramitación del expediente correspondiente a la concesión de la Medalla de Honor, tanto individual como colectiva, corresponde al director general de Migraciones que recabará todos los documentos que estime necesarios para acreditar suficientemente los méritos del propuesto y que se encuentran detallados en el reglamento.

La concesión de la Medalla, tanto individual como colectiva, corresponde a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, por su iniciativa o a propuesta del director general de Migraciones y se acreditará mediante el otorgamiento de un diploma, que debe ser firmado por la ministra en la categoría de oro, la secretaria de Estado de Migraciones en la categoría de plata y por el director general de Migraciones, en las restantes categorías (bronce).

En caso de concesión de la Medalla de Honor en su modalidad colectiva a una entidad, se puede entregar réplicas de la misma a determinados miembros de la institución distinguida. La dirección general de Migraciones, lleva un libro-registro en el que se hace constar la concesión de las Medallas de Honor, en cualquiera de las categorías.

Si alguno de los agraciados con la Medalla, ya sea persona física o jurídica, cometiera algún acto contrario a la dignidad individual o social, se le privará, por resolución de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a propuesta de la dirección General de Migraciones, de ésta condecoración mediante expediente en el que será oído el interesado.

Distinguidos ilustres

Entre los galardonados con la Medalla de Honor de la Emigración hay algunos personajes famosos de la política, el sindicalismo, la cultura o la ciencia.

En 1973 fue distinguido José Barrionuevo Peña, que con el tiempo sería ministro del Interior. En 1985 fueron distinguidos dos sindicalistas de la emigración: Leónides Montero y Eduardo Aparicio, así como el abogado sevillano Francisco López Real. En 1994 se distinguió a Carmen García Bloise, responsable de migraciones del PSOE.

En 1997 se otorgó la medalla a Manuel Fraga Iribarne, a la sazón presidente de la Xunta de Galicia.

En el año 2000 la distinguida fue la Cruz Roja Alemana y en 2001 el científico, largos años exiliado, Santiago Grisolía y el cantante Juanito Valderrama, autor de “El emigrante”.

En 2003 fueron el colectivo de “niños de la guerra” de Moscú y el psiquiatra Luis Rojas Marcos, responsable de la atención psiquiátrica de Nueva York.

El actor y director de cine Carlos Iglesias fue condecorado en 2006 por su película “Un franco, 14 pesetas”.

La escritora brasileña, Nélida Piñón fue distinguida en 2007 y el fotógrafo gallego Manuel Ferrol lo fue en 2010.

C.P.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter